-Publicidad-

El titular llevaba cinco años fallecido y el vehículo seguía a su nombre

Si estaba en el coche, se usa. Y si nadie la comprueba, pues se sigue utilizando. Pero eso se acabó para un conductor al que pillaron haciendo un uso fraudulento de las identificaciones de vehículos de personas con movilidad reducida.

Los agentes de la Policía Local detectaron un vehículo estacionado en una zona reservada para personas con movilidad reducida de la calle Felipe Prieto (entre Hacienda y la Plaza de Abastos). Al realizar la comprobación rutinaria de los datos del vehículo y de la tarjeta PMR que mostraba sobre el salpicadero, los agentes de la Policía Local descubrieron la triquiñuela.

La Policía de Palencia comprobó que la tarjeta en cuestión que habilita para aparcar en esas zonas reservadas estaba caducada. Pero no solo caducada, sino que la misma pertenecía a una persona que había fallecido en 2017. Por ello, el conductor se llevó una sanción por el uso fraudulento de la tarjeta de identificación.

Pero no quedó sólo en eso, sino que en la denuncia también se incluyeron otras dos sanciones. Por un lado, por no haber realizado el cambio de nombre del titular del vehículo. Porque seguía a nombre del fallecido al que estaba vinculada también la tarjeta. Es decir, podría haber heredado o comprado el vehículo y haber seguido haciendo uso de los beneficios que tenía el anterior propietario. Igualmente fue sancionado por no haber sometido al vehículo a la preceptiva inspección técnica en su momento.

Cabe destacar que ya hay varias sentencias que indican que el uso fraudulento de una tarjeta para vehículos de personas con movilidad reducida es constitutivo de una falta administrativa. Otra cuestión sería la falsificación del documento, que sí sería como un delito.

En todo caso, hay ciudades que para evitar esa picaresca han incluido y añadido al modelo europeo de la tarjeta códigos qr y la fotografía de los beneficiarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí