Una explosión, 10 segundos de caída y una inmensa nube.

Pasadas las cuatro de la tarde Velilla del Río Carrión ha perdido uno de sus símbolos que ha marcado la imagen de un municipio, de una comarca, de una forma de vida y de unas costumbres durante los últimos 37 años.

La torre de refrigeración de la Central Térmica de Velilla del Río Carrión -la ancha como muchos la conocían para diferenciarla de su hermana la más fina y esbelta- ha caído frente a la atenta mirada de un buen número de curiosos que se han acercado a presenciar un hecho que puede calificarse como histórico.

Aunque ya han pasado cuatro años desde que la Central anunciara el cese de la actividad y fue en junio del año pasado cuando se cerró definitivamente, la torre de refrigeración seguía siendo la imagen de Velilla desde kilómetros a la redonda. Una imagen que ya no volverá a ser la misma a partir de hoy.

La torre de refrigeración tenía 101 metros de altura y un diámetro de entre 53 y 72 metros.

Imágenes cedidas por Cocina de Altura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí