El Ayuntamiento de la ciudad ha adelantado que cambia la tarificación en los parkings de Pequeña y de las estaciones.

En 1999 el espacio de la Estación de Pequeña comenzó a utilizarse como un aparcamiento circunstancial para dotar a la ciudad de un espacio donde acoger los vehículos de las personas que se acercaran a Palencia a contemplar la exposición de las Edades del Hombre. Tras años cerrados fue gestionado de forma privada por una empresa como si de un aparcamiento al uso se tratara, con tarifas de mercado, pero en 2014 el Ayuntamiento de Palencia firmó un acuerdo con Adif, según el cual, ese espacio, perteneciente a la empresa pública, sería usado como un aparcamiento disuasorio. Su función: hacer que los visitantes a la ciudad fueran disuadidos, por la facilidad de aparcamiento y precios bajos, de internarse en el tráfico urbano de la ciudad y ocupar los aparcamientos del centro.

A cambio, el Ayuntamiento abona a Adif el 7% de los ingresos mensuales del aparcamiento, con un mínimo garantizado de 2.000 euros, según el último contrato firmado por 15 años.

El éxito fue tal que la fórmula se trasladó al aparcamiento de Jardinillos, junto a las estaciones, en un principio, y a llevar a una duplicación de las plazas de la Estación de Pequeña. La clave era la centralidad de los aparcamientos y unos precios populares: toda la mañana: 1 euro. Toda la tarde: 1 euro. Todo el día: 1,50. Y si se utilizaba y se entraba y salía fuera del horario de la Ordenanza Reguladora del Aparcamiento, gratis.

Pues eso va a cambiar. No para mañana, pero si a corto plazo, con la entrada en vigor del nuevo contrato de gestión que el Ayuntamiento acaba de sacar a concurso y que establece una diferente tarificación para los dos aparcamientos. A partir de ahora, no habrá tarifa plana para la mañana, la tarde o la jornada comercial completa. Las más de 800 plazas de los dos aparcamientos disuasorios se tarificarán por horas, y durante las 24 horas.

PRECIOS.

El pliego del contrato establece que los precios que deberá cobrar la empresa adjudicataria serán de 20 céntimos cada hora desde las 7,30 horas hasta las 20,30 horas de lunes a viernes y de 7,30 a 14,30 horas los sábados. Es decir, más tiempo y a un precio cada hora ligeramente inferior a lo que actualmente cuestan las plazas de la zona azul en la ciudad.

Fuera de ese horario, es decir, por la noche y la madrugada y durante las 24 horas del domingo, estacionar allí el coche tendrá un coste de 5 céntimos la hora.

PROS Y CONTRAS.

La nueva tarificación genera unos inconvenientes y unas ventajas a los usuarios. Entre los inconvenientes, el incremento del horario en el que se cobra, o que se cobra a un precio más alto. Si antes era de 10 a 20 horas (con el cambio de mañana a tarde a las 15,30 horas), ahora serán 13 las horas de cobro en tarifa pico.

También que antes, fuera del horario fijado, era gratuito, y dejar el coche un domigo o durante la noche allí aparcado no costaba nada. Ahora, serán 5 céntimos.

Lo cierto es que sí se pueden encontrar algunas ventajas con respecto a la tarificación actual. Y es que el precio se puede ajustar a la realidad del uso del aparcamiento. Es decir. El usuario pagará por lo que lo use y le saldrá más barato si no supera las 5 horas de estancia en el aparcamiento. Es decir, antes, si un vehículo entraba a las 10 de la mañana y salí a las 12, pagaba por toda la mañana: 1 euro. Con la nueva tarificación pagará 20 céntimos. Lo mismo que si entraba a las 15 horas (antes del cambio de tarifa) y salía a las 16 horas. Ahora paga 1,5 euros. Con la nueva tarificación serán solo 20 céntimos.

Es decir, también se incentivará la rotación de vehículos dentro de los aparcamientos disuasorios de la Estación de pequeña, recién duplicadas sus plazas, y en el de la estación de trenes ‘castigando’ a quienes se olviden en el aparcamiento su vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí