Castilla y León relajará las restricciones al pasar de nivel 1 a situación de riesgo controlado a partir del 21 de septiembre

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves que desde el próximo martes 21 de septiembre se relajen las medidas restrictivas impuestas por la pandemia generada por el Covid-19 y se pase de Nivel 1 a una situación de «riesgo controlado» en la que se eliminan los aforos y únicamente se mantienen las mascarillas en interior de establecimientos y la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros.

No obstante, la entrada en vigor de este acuerdo no lleva aparejada la derogación de las medidas establecidas por el Gobierno central en el caso de eventos deportivos multitudinarios y las aprobadas para los centros educativos y residenciales.

«Es una excelente noticia, nos va a permitir ir caminando hacia un escenario de vida normal», ha destacado el vicepresidente de la Junta y portavoz, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en el que se ha aprobado este acuerdo que elude por una cuestión terminológica hablar de ‘nueva normalidad’ aunque, en la práctica, las medidas serían las que corresponden a esa fase.

«No me gusta el término nueva normalidad, no es una situación de nueva normalidad sino de riesgo controlado porque el riesgo no ha desaparecido aunque está razonablemente controlado».

Así, este cambio de fase supone principalmente la supresión de aforos permitidos en locales, donde se volverá a la actividad normal salvo por la exigencia de uso de mascarilla, ventilación y el mantenimiento de la distancia de seguridad de 1,5 metros.

NUEVO CONTEXTO

Este nuevo contexto en lo referido a la contención de la COVID-19 entrará en vigor a partir de las 00.00 horas del próximo martes, 21 de septiembre, tras la oportuna publicación en el Bocyl del correspondiente texto normativo.

De esta forma decaerá entonces el actual nivel 1 vigente desde mediados del mes de julio, con lo que se pone fin a las limitaciones sectoriales referidas a aforos y horarios, manteniéndose, eso sí, las recomendaciones y obligaciones generales para la prevención de la pandemia: uso obligatorio de la mascarilla en espacios cerrados de uso público y en abiertos cuando no sea posible mantener el metro y medio de distancia social de seguridad, ventilación de espacios y lavado frecuente de manos; continuidad en las medidas generales de higiene y prevención aplicables a todos los establecimientos, locales de negocio, instalaciones y espacios de uso público y actividades de carácter público; y para el control de aforo y entrada, salida, circulación y presencia de público espectador o asistencia en establecimientos, con el fin de evitar aglomeraciones y asegurar el cumplimiento de la obligación de mantener la distancia de 1,5 m de seguridad interpersonal (siendo, en todo caso la referencia normativa concreta el Acuerdo 46/2021, de 6 de mayo y su anexo)

La entrada de este Acuerdo hoy aprobado no lleva aparejada la derogación de las ‘Medidas para los eventos deportivos multitudinarios, incluidos los de la Liga de Fútbol Profesional y la Liga ACB de Baloncesto’, aprobadas para el conjunto del Sistema Nacional de Salud y cuya vigencia está definida en su propio articulado hasta el próximo 30 de septiembre.

La vigencia de esta situación de riesgo controlado en Castilla y León se establece desde su fecha de entrada en vigor, el próximo 21 de septiembre y hasta que finalice la actual crisis sanitaria en el territorio nacional, salvo que la evolución de los indicadores de riesgo nuevamente exija la declaración de alguno de los niveles de alerta sanitaria pandémica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí