Local que ocupó hasta hace unos días la sucursal de Unicaja en Lantadilla.
-Publicidad-

En 13 años Palencia ha perdido 152 sucursales bancarias. Solo en la capital, desde 2017 han desparecido 34. Prácticamente todas las entidades han reducido sus despachos

En las últimas semanas se ha dado un nuevo tijeretazo a la red de oficinas bancarias de la provincia de Palencia. Unicaja, que acaba de anunciar que repartirá un dividendo de 67 millones de euros, cerró ocho oficinas presenciales en otros tantos municipios palentinos: Villada, Cisneros, Cevico de La Torre, Villaviudas, Lantadilla, San Cebrián de Campos, Velilla del Río Carrión y Santibáñez de la Peña. En algunos casos deja a estas localidades sin servicios bancarios. En otras, serán, por ahora, diferentes insignias bancarias las que lo seguirán prestando. No es extraño que algunos piensen en guardar el dinero debajo de la baldosa, por no poder acceder a un banco de forma presencial y cómoda.

Se trata del ejemplo más claro de la tendencia que ha seguido el sistema bancario español, reduciendo, en algunos casos, de forma drástica su presencia con oficinas. Más acusado en el medio rural, donde las opciones son siempre menores, pero también se ha vivido en la propia capital palentina. Caso doloroso es el de Unicaja, porque es heredera, biznieta ya, de aquellas decimonónicas cajas de ahorro palentinas. La Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Palencia (integrada en Caja España) y la Caja de Ahorros y Préstamos de la Provincia de Palencia (absorbida por Caja Salamanca y luego Caja Duero).

De caja centenaria a quinto banco de España

Dos cajas centenarias que tenían una impresionante red de oficinas y agentes en la provincia de Palencia, porque su razón de ser era servir a la población palentina. Pero llegó la crisis de 2008 y comenzaron las fusiones, que culminaron en 2011 para crear el Banco Ceiss. Entonces, ambas entidades sumaban, y ya habían comenzado algunos cierres, 72 oficinas en la provincia de Palencia. Es verdad, algunas la una frente a la otra, especialmente en la capital. Desde entonces la lista se ha ido desplomando.
Ahora, Unicaja tiene 16 oficinas (cinco de ellas en la capital) repartidas por la provincia.

Y ha dejado municipios como el de Cervera de Pisuerga (2.288 habitantes), Osorno (1.171) o Dueñas (2.592 ) sin presencia propia, fiando su representación a un agente financiero y sin cajero automático. Así mantiene 16 oficinas y ha dejado de ser la entidad con mayor red de sucursales en la provincia en solitario, puesto que ocupa desde hace unos días, tras el cierre de las 8 oficinas con atención presencial, pero temporal, junto a la Caixa Bank (16).

Pero el caso de Unicaja, aun siendo el más doloroso por ser la heredera de las cajas de la tierra y dejarse por el camino 56 oficinas desde 2011, no es el único. Según los datos del Cierre de oficinas bancarias y acceso al efectivo en España, de Concha Jiménez Gonzalo y Helena Tejero Sala en el número 34 de la Revista Estabilidad Financiera, en 2008 había en la provincia 227 oficinas de banca o de Cajas de Ahorros. Era el fin del boom de la expansión de algunas entidades que no dudaron en establecer oficinas en Palencia, pese a no tener ninguna vinculación, como la Caja de Badajoz (Becerro de Bengoa).

En 2017 (con los datos del estudio de Gonzalo y Tejero), se habían reducido a 137. Los datos del Banco de España a 31 de diciembre de 2021 cifran las ventanillas bancarias en Palencia en apenas 81. Si restamos las 9 cerradas hace unos días por Unicaja y Caixa Bank, la cifra se queda en 75. 152 puntos de atención presencial menos en 14 años.

Por entidades.

Porque todas las entidades han plegado velas y no solo en los pueblos, también en la capital.

Los datos del Banco de España muestran como desde marzo de 2015 al 31 de diciembre de 2021 (últimos datos oficiales), Deutche Bank ha cerrado su oficina de la capital; el Banco Santander echó el cerrojo a 14 de sus 24 oficinas (una de las dos que tenía en Aguilar y Venta de Baños, tres de la capital y ha dejado sin servicio a Alar, Baltanás, Barruelo, Frómista, Paredes, Santibáñez, Villada y Villarramiel y Osorno).

La desaparición o integración del Popular en el Santander hizo desaparecer 11 oficinas (Aguilar, Baltanás, Venta de Baños, Carrión, Guardo, Herrera de Pisuerga, tres en Palencia, Paredes de Nava y Saldaña).

El Sabadell ha reducido su oferta de tres oficinas a dos.

Mientras, la Caixa Geral o Targo Bank han desaparecido en estos seis años (una oficina cada uno en la ciudad).

El BBVA ha cerrado en este tiempo dos oficinas en la ciudad y las de Fuentes de Nava y Cevico de la Torre, para quedarse con 10 de las 14 que tenía.

Ibercaja, por su parte, se ha quedado con solo una oficina en la provincia, cerrando tres en la capital y otra en Aguilar.

La Caixa ha pasado de 25 sucursales (22 propias más 3 de Bankia en la capital) a tener al cierre del pasado ejercicio 17 locales abiertos, habiendo prescindido de los de Astudillo, Villada, Villodrigo y cinco en la capital, donde mantenía a 31 de diciembre 4, aunque ahora solo aparecen tres operativas.

La cooperativa de crédito Cajamar, heredera ya lejana de la Caja Rural del Duero, se ha dejado por el camino 8 sucursales (dos en la capital, la de Baltanás, Becerril, Cervera, Dueñas, Herrera y Osorno).

Mantienen o crecen

Renta 4 y Bankinter han mantenido sus sendas oficinas en la ciudad, como Laboral Kutxa ha hecho lo propio con sus dos sucursales de la capital o CajaViva, que tiene abiertas ahora, como en 2015, sus dos oficinas de Palencia y Aguilar.

La única que ha apostado por Palencia en este tiempo ha sido Abanca, con una oficina nueva en este período en la ciudad.

La sangría bancaria también se ha cebado con la capital, donde se han perdido en seis años 34 oficinas (11 solo de Unicaja).

Una merma de servicios presenciales, encaminados especialmente a la banca digital, que ha conllevado igualmente una pérdida de empleos.

1 COMENTARIO

  1. […] La senadora socialista por Palencia, Rosa Aldea, se ha reunido con el secretario general del Tesoro, Carlos Cuerpo Caballero, para trasladarle la compleja situación en la que está quedando Castilla y León, con 1.900 municipios sin ninguna posibilidad de acceder a estos servicios, y en la provincia de Palencia donde la principal entidad que existía hasta ahora, “Unicaja” ya solo cuenta con dieciséis oficinas incluyendo las de la capital y de la provincia. Y es una de las entidades con mayor presencia aún. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí