-Publicidad-

La modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) relativa al barrio de Pan y Guindas ha salvado su último escollo tras la desestimación, por parte del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), del recurso contencioso-administrativo interpuesto por Ecologistas en Acción contra el acuerdo de aprobación definitiva de la misma, adoptado por el Pleno Municipal el 17 de enero de 2019, “solicitando que se declarara nulo de pleno derecho por una supuesta falta de cobertura legal e inadecuada gestión urbanística, motivaciones que quedan totalmente desmontadas en la resolución judicial”, explicó el Primer Teniente de Alcalde, Alfonso Polanco.

La sentencia, “que además de imponer las costas al colectivo recurrente (pago de abogados y procuradores municipales, peritajes, etc.), supone un varapalo muy importante a las teorías defendidas por este tipo de colectivos, puesto que no atiende ni uno solo de los argumentos”, apuntó Polanco, se dio a conocer el pasado lunes y permitirá que el Consistorio asuma de forma definitiva la propiedad de La Alcoholera, “para ello tan sólo será necesario que la Junta de Gobierno Local apruebe el instrumento de gestión urbanística que Urbanismo ya tiene listo”, agregó.

El dictamen pone punto y final a un contencioso que ha retrasado dos años un proceso que se inició en enero de 2019, “con todo lo que eso conlleva de pérdida de oportunidades para dotar de un centro cívico y cultural a la zona tras décadas de reivindicaciones y promesas incumplidas”, aseguró el edil, y que surgió con dos objetivos muy concretos como son la regeneración urbanística de todo el barrio y solucionar los problemas de ordenación existentes en todas las calles del área, “además, de, como todo el mundo sabe, hacernos con la propiedad del histórico inmueble”, puntualizó a través de una nota de prensa.

En este sentido, desde el servicio de Urbanismo se quieren corregir algunos errores detectados en la calificación de algunas parcelas, “como por ejemplo la de la guardería que figuraba como zona verde, o en la que los vecinos solicitan a la Junta de Castilla y León que construya un Centro de Salud, que estaba calificada como residencial y por tanto, aunque algunos les hicieron creer que todo estaba preparado para ello, no podía destinarse a tal fin”, recordó Polanco, así como dar solución a los espacios público, tráfico y dotaciones existentes, “que hacen que muchas zonas del mismo vivan de espaldas las unas de las otras”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí