La Junta de Castilla y León aplicará nuevas restricciones a partir del próximo martes, 6 de abril, en aquellos municipios de la Comunidad Autónoma que superen una incidencia de 150 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes

A día de hoy, superan esa tasa Palencia capital, Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Paredes de Nava, Ampudia, Torquemada o Becerril de Campos, entre otros municipios

 

La Junta de Castilla y León aplicará nuevas restricciones a partir del próximo martes, 6 de abril, en aquellos municipios de la Comunidad Autónoma que superen una incidencia de 150 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes. A día de hoy, cumplen ese criterio municipios como Palencia capital, Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Paredes de Nava, Ampudia, Torquemada o Becerril de Campos, entre otros.

Entre las nuevas restricciones que entrarán en vigor a partir del martes 6, destaca el cierre del interior de la hostelería y de las salas de juego y de apuestas, como recomendó el Ministerio de Sanidad el pasado viernes, 26 de marzo, a través de unas directrices que el Gobierno autonómico ha asumido «como propia» y «como guía de actuación» y en aplicación de la modificación del «semáforo» de niveles.

Estas medidas serán adoptadas en un Consejo de Gobierno extraordinario que se reunirá el próximo lunes, día 5 de abril, cuando se dictaminará qué municipios entran a formar parte de las nuevas restricciones por superar esa incidencia y se publicarán en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) para su aplicación efectiva a partir del martes, día 6. Así lo ha anunciado el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno adelantado a este miércoles ante la festividad de mañana, Jueves Santo.

Igea ha precisado que las nuevas medidas restrictivas tendrán una duración «mínima» de dos semanas, como viene siendo habitual, y afectarán sólo al interior y no al exterior de los establecimientos hosteleros con cuyos representantes ha hablado personalmente, como hizo también con el alcalde de Burgos, el socialista Daniel de la Rosa, al que vio «preocupado» por la situación de su ciudad que llevó al regidor ayer a emitir un bando con recomendaciones.

Asimismo, ha defendido la decisión de la Junta de adoptar «actuaciones más quirúrgicas» y «más limitadas» por municipios y no por provincias o por otro tipo de demarcaciones por una cuestión de «efectividad» y para no extender las medidas restrictivas donde no sea necesario ya que, según ha reconocido, afectan principalmente a un sector, la hostelería, que ya está muy castigado a lo que ha añadido que «sería ineficiente y poco responsable» para los negocios que no están en zonas que superan esa incidencia de 150 casos por cada 100.000 habitantes.

Preguntado sobre si la decisión de retrasar las nuevas medidas restrictivas a la próxima semana supone de facto salvar la Semana Santa, Igea ha sido tajante al negar este hecho y ha aclarado que la Junta de Castilla y León se ha ceñido en este caso a aplicar la «seguridad jurídica» y a evitar tomar acuerdos «de hoy para mañana» para no generar un «perjuicio irremediable» para el sector.

«Nosotros no hemos relajado ninguna medida en Semana Santa», ha asegurado Igea que ha aclarado que la Junta de Castilla y León ha aplicado en este caso todas las medidas que se solicitaron en la reunión de la Comisión de Salud Pública del viernes día 26 a lo que ha añadido que la Comunidad permanece en nivel 4 «de alerta máximo» sin haber relajado «ninguna medida», a pesar de que ha habido «muchas peticiones» de muchos sectores para flexibilidad las mismas.

«No es justo ni se compadece con la verdad decir que nadie ha salvado la Semana Santa», ha sentenciado el vicepresidente y portavoz que ha recordado que la incidencia del coronavirus en Castilla y León «no era ni es» de las más altas del país y se encuentra en concreto en el puesto número once y por debajo de la media nacional.

El vicepresidente y portavoz ha constatado el «deterioro lento y constante» de la situación epidemiológica tanto en España como en Castilla y León y ha explicado que la decisión de acordar nuevas medidas el próximo lunes se ha adoptado hoy, cuando se ha reunido el consejo de gobierno ya que, a diferencia de lo que ha ocurrido otras semanas con consejo extraordinario sobre el coronavirus los lunes, en esta ocasión han optado por reunirse una vez ya que la sesión ordinaria se adelantaba al miércoles por la festividad del Jueves Santo.

«Nuestro mensaje esencial es no se viaje, no se viaje de un sitio a otro», ha añadido el vicepresidente y portavoz de la Junta que no ve incompatible este mensaje con la campaña de publicidad de la Consejería de Cultura y Turismo en la que se invita a los castellanoleoneses a conocer los rincones «y los innumerables parajes» de la Comunidad tanto en Semana Santa como en el puente de abril, Villalar de los Comuneros.

Francisco Igea ha ironizado sobre las críticas al Gobierno autonómico cuando opta por medidas restrictivas y cuando opta por no llevarlas al límite y ha aclarado que el Gobierno ha buscado en este caso con su decisión dar un mensaje de seguridad y de certidumbre evitando la anticipación.

«Tenemos que protegernos de la cuarta ola», ha sentenciado Igea que ha reconocido que la Junta prefiere ponerse siempre «en la peor de las hipótesis» a pesar de que el crecimiento del coronavirus no está siendo «tan explosivo» como en la tercera ola en un nuevo llamamiento a la responsabilidad de todos los castellanoleoneses a los que ha pedido una vez más que eviten cualquier tipo de contacto social innecesario y que eviten el interior de los locales y de los establecimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí