Emilio Santos
El bombero Emilio Santos

Emilio Santos, bombero que esta semana reanimó a un ciudadano en parada cardiorrespiratoria junto a una sanitaria, pone en valor este tipo de formación en los ciudadanos “porque no siempre hay profesionales cerca”

La formación que a diario reciben los bomberos fue clave el pasado martes para que una persona que se encontraba sin respiración, caído en la orilla del río, pudiera ser reanimado tras un infarto . “Precisamente, dos semanas antes habíamos recibido la formación sobre reanimación”, explica Emilio Santos, el bombero que, el pasado martes y fuera de servicio, inició el procedimiento de reanimación. “Junto a mí, había una chica, sanitaria, que también estaba de paseo y me dio relevos. Ahora mismo, si la veo, no la conocería, porque en esos momentos no te das cuenta de lo que tienes alrededor y solo piensas en la reanimación. Pero quiero destacar que también fue gracias a ella”.

Santos se encontraba dando un paseo con su mujer por la orilla del río cuando “unas personas, desde arriba nos indicaron que nos acercáramos a ver qué ocurría con un hombre. Al principio solo vi un bulto y pensé que era alguien tumbado. Hacía bueno y eran las 4 de la tarde. Luego me di cuenta de que estaba tumbado boca abajo y con hojas en la boca y entonces fue cuando comprobé que no respiraba”, detalla este bombero, miembro del Cuerpo de Palencia desde hace 5 años.

En ese momento se activó el instinto. “Es la primera vez que me enfrentaba a algo así en la calle, pero igual porque en el trabajo nos encontramos con situaciones tensas o somos los primeros en llegar a algunos accidentes o entrar en las casas tras siniestros, reaccioné pronto”, reconoce. “Yo no me di cuenta, pero luego mi mujer me dijo que le había sorprendido la rápida reacción, tirando del hombre fuera (estaba bajo a una mesa junto a un banco) y comenzando la reanimación, cuando ella casi no podía ni dar las indicaciones al 112 por teléfono”.

La seguridad de la formación.

“Supongo que sea por la formación que seguimos. Todos los días, por la mañana y por la tarde. De muchas materias, pero entre ellas de primeros auxilios y reanimación”, con y sin  desfibriladores. Aparatos con lo que están dotados los camiones de primera salida de los Bomberos y algunos de los coches de la Policía Local. “Una patrulla de la Policía Local llegó con uno, pero al detectar que el hombre tenía pulso no descargó. Así que seguimos con la maniobra manual” que, como recuerda, “es cansada para una sola persona”. “Menos mal que una vez llegaron los policías pudimos turnarnos hasta que llegó la asistencia médica”.

Pero qué hubiera pasado si ni este bombero de paseo ni una sanitaria se hubieran encontrado en ese momento allí. “Desde mi punto de vista, la formación te da seguridad a la hora de actuar y sería muy interesante que los primeros auxilios se dieran desde el colegio y se repitieran cada poco. No es tanto tiempo. Que los ciudadanos tuvieran una mejor formación en este sentido. Es verdad que luego en un momento de tensión hay gente que se puede bloquear, aunque sepa hacerlo, pero tendremos en la calle a más personas preparadas y una mayor probabilidad de que practiquen maniobras de reanimación”. “No siempre hay profesionales cerca”.

Y el ejemplo lo tiene cerca Santos después de su experiencia de esta semana. “Mi mujer siempre hablaba de hacer algún curso de primeros auxilios. Desde lo del martes, ya lo está buscando en serio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí