Mañueco se reúne en Santiago con presidentes de CCAA que piden que prime la dispersión en la financiación autonómica

Trabajarán sobre líneas cerradas en encuentros previos, como el de 2018 en Zaragoza, con el reto de cerrar un nuevo documento común

Los presidentes de las ocho comunidades autónomas que piden que prime la dispersión de la población en la reforma del modelo de financiación autonómica –Galicia, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja, Cantabria y Asturias– se darán cita este martes 23 de noviembre en la capital gallega para la denominada ‘Cumbre de Santiago de Compostela’, con el objetivo de fijar una posición común en la negociación sobre la renovación del sistema de financiación.

Así, el martes a partir de las 10.00 horas en el Hostal de los Reyes Católicos se verán las caras Alberto Nuñez Feijóo –el promotor del encuentro–, Javier Lambán, Emiliano García-Page, Alfonso Fernández Mañueco, Guillermo Fernández Vara, Concha Andreu, Miguel Ángel Revilla y Adrián Barbón.

Precisamente, este encuentro se produce a finales de noviembre, mes que había planteado el Ministerio de Hacienda como límite para presentar su propuesta de reforma del modelo de financiación autonómica y poder así empezar a negociar con las comunidades autónomas y los grupos parlamentarios.

En concreto, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en varias comparecencias públicas ha reafirmado la idea del Gobierno central de presentar antes de que finalice el mes de noviembre su propuesta, que sería en base al criterio de población ajustada, el que piden autonomías como la Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia.

Sin embargo, los ocho presidentes autonómicos de distinto signo político que se congregan el martes en la capital gallega comparten la petición al Ministerio de María Jesús Montero de que sea el criterio de la dispersión de la población el que prime en la reforma del modelo de financiación de las CCAA.

EL PRECEDENTE DE ZARAGOZA

En este contexto, los equipos de los ocho presidentes autonómicos han estado ya abordando esta Cumbre de Santiago en reuniones previas, y se prevé que en esta cita se trabaje sobre líneas habladas con anterioridad, como el documento que acordaron en el encuentro de Zaragoza de 2018 seis de las ocho comunidades que se verán en la capital gallega, según han informado a Europa Press fuentes autonómicas.

Por aquel entonces, se congregaron en Zaragoza los presidentes de Galicia, Asturias, La Rioja, Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León y acordaron una declaración conjunta en la que, entre otras cosas, reclamaban que las necesidades de financiación de las CCAA deberán fijarse “atendiendo a los determinantes de sus necesidades de gastos reales”.

Además, el documento recoge la pretensión de que este nuevo modelo de financiación permitiera impulsar el reequilibrio territorial entre zonas densamente pobladas y zonas en declive demográfico y proporcionar servicios públicos de calidad y que se tuviera en cuenta la financiación del gasto sanitario.

En cualquier caso, distintos presidentes autonómicos consideran que esta cita de Santiago puede ser un buen encuentro para fijar una posición común a la hora de negociar esta reforma del modelo de financiación, y pretenden darle continuidad a través de más reuniones, llegando incluso Page a proponer que la próxima cita se celebrara en Toledo.

AL MENOS OTROS DOS BLOQUES DE CCAA MÁS

Al margen de este bloque formado por las ocho autonomías que prevén reunirse en Santiago de Compostela, existen al menos dos frentes comunes más, que a lo largo de estos días se han ido pronunciando sobre sus reclamaciones a la hora de ver cuál es el criterio que debe primar para reformar el modelo de financiación autonómica.

Uno de estos grupos está conformado por Andalucía, Murcia y la Comunidad Valenciana, conocidas como comunidades “infrafinanciadas” que defienden una reforma en la que se prime el criterio de población ajustada.

Por último, se encuentran Baleares, Cataluña y Madrid, que buscan una reforma del modelo de financiación autonómica que tenga en cuenta el denominado principio de originalidad en la aplicación de las medidas de nivelación.

En este escenario, fuentes de la Xunta consultadas por Europa Press han remarcado que la principal motivación del encuentro del martes es “ser útiles” al país, toda vez que la reunión “dará testimonio de la complejidad de España”, ya que se trata de una cita de autonomías muy diferentes en extensión, orografía y dispersión territorial.

De igual modo, será “reflejo de los retos comunes” que afronta España como administración y como Estado, pero sobre todo, el Gobierno de Feijóo sostiene que el objetivo es alcanzar soluciones para aportar al conjunto de España, en defensa de los intereses de las comunidades implicadas, “pero siembre desde la lealtad absoluta al Estado” del que forman parte.

EL PSOE LLAMÓ A FILAS A SUS PRESIDENTES AUTONÓMICOS

Precisamente, la cita de Santiago llega precedida de cierta polémica, ya que, tras anunciar Feijóo, en el marco del Debate sobre el Estado de la Autonomía que se celebraría este encuentro, varios presidentes del PSOE se desmarcaron asegurando que no participarían de ningún “frente” contra el Gobierno u otras comunidades –la presidenta de La Rioja llegó a anunciar que no acudiría al encuentro–.

Las asperezas se limaron, aunque la reunión, inicialmente prevista para el 2 de noviembre se aplazó hasta el 23. Este aplazamiento permitió que el pasado 5 de noviembre, la dirección nacional del PSOE convocase antes de la cita gallega, en la sede de Ferraz, a sus presidentes autonómicos para encauzar el debate interno sobre la financiación autonómica y acercar las posiciones enfrentadas entre algunos de ellos.

La propia ministra de Hacienda lleva avisando de un tiempo a esta parte que se debía producir un debate interno tanto en el PSOE como en el Partido Popular para fijar posiciones comunes a la hora de negociar esta reforma del modelo.

Tras la reunión, la dirección socialista constató las diferentes posturas que separan a sus mandatarios autonómicos, y lo que acordaron fue que este asunto se aborde dejando a un lado la “confrontación partidista”.

De hecho, los presidentes autonómicos que confirmaron su presencia en la Cumbre de Santiago garantizaron que esta cita no sería para crear un frente común “contra el Gobierno”, sino que se daba para hablar sobre los criterios que compartían que debían de primar.

¿SE DEBATIRÁ SOBRE EL LOBO?

Por su parte, el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, avanzó hace unos días que pretende abordar en esta cita de la capital gallega la prohibición de cazar lobos tras su inclusión en el Listado de Especies Silvestre de Protección Especial (LESPRE).

Precisamente, gran parte de los presidentes autonómicos que se verán las caras en esta cita gallega han sido muy críticos con la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, por la prohibición de cazar lobos, aunque aún no ha trascendido el orden del día de la Cumbre de Santiago.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí