La comunidad de Castilla y León registró en el segundo trimestre de 2021 el primer periodo de tres meses desde el inicio de la pandemia –marzo de 2020– con crecimiento económico interanual, un 17,8 por ciento más que el mismo periodo del pasado año, si bien como ha apuntado el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, por el momento no llega a compensar todo lo perdido en los 15 meses anteriores.

Así lo ha señalado el consejero en la rueda de prensa en la que ha detallado la contabilidad regional de Castilla y León en el segundo trimestre de 2021, acompañado por la directora general de Presupuestos y Estadística, María Isabel Campos.

Fernández Carriedo ha destacado que el segundo trimestre de este año ha experimentado un crecimiento económico «intenso», si bien no ha obviado el efecto «comparativo» con el mismo periodo de 2020, que se vio afectado «de lleno» por la pandemia del COVID-19 y por el confinamiento de gran parte de la población.

Así, el crecimiento económico interanual en Castilla y León en el segundo trimestre de 2021 es del 17,8 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2020, lo que además constituye el mejor dato histórico en un periodo trimestral en la historia de la comunidad. Además, supone el primer trimestre con crecimiento interanual desde finales de 2019, ya que la economía comenzó a retroceder en el primer trimestre del año pasado, que a pesar de no estar afectado íntegramente por la pandemia ya dejó una caída del 3,2 por ciento.

Eso sí, Fernández Carriedo ha insistido en poner las cifras en contexto y ha apuntado a renglón seguido que se debe en buena parte por el efecto comparativo con un segundo trimestre de 2020 «especialmente negativo» en el que la caída interanual de la economía fue de casi el 19 por ciento.

También ha recordado el consejero que el «intenso» crecimiento del segundo trimestre no ha sido suficiente para recuperar lo perdido en los cinco anteriores, y ha estimado que se ha conseguido compensar en estos tres meses un 44 por ciento de la pérdida del Producto Interior Bruto acumulada desde principios de 2020.

Actualmente, según ha calculado Fernández Carriedo, el volumen económico actual en la comunidad castellanoleonesa es aproximadamente un 5 por ciento inferior al de finales de 2019 o principios de 2020. Cabe recordar que 2020 experimentó un descenso del 7,9 por ciento del PIB.

Con estos datos, ha confirmado el consejero, para recuperar el nivel de Producto Interior Bruto previo al a pandemia del coronavirus habrá que esperar hasta 2022, si bien Fernández Carriedo ha dado por hecho que se superará porque «el horizonte por delante es de crecimiento, ya que en este trimestre ha sido intenso».

En cualquier caso, el consejero de Economía ha concluido que estas «noticias esperanzadoras» del segundo trimestre de 2021 reflejan «claramente una recuperación», pero también se observa la «intensidad tan grave de la recesión» ya que un periodo con un crecimiento tan positivo «no ha servido» para regresar a los niveles previos a la pandemia.

Fernández Carriedo ha matizado que esta situación contrasta, en su opinión, con los «discursos muy optimistas de crecimiento» que asegura que ha observado en comunidades y gobiernos que durante los meses más duros de la pandemia sufrieron caídas de la economía «más intensas» que la de Castilla y León, que como ha recordado fue inferior a la media española.

Por sectores, desde la perspectiva de la oferta, Carriedo ha subrayado que han crecido todos menos la agricultura y que lo han hecho especialmente la industria con un 28,7 por ciento de incremento interanual, impulsado sobre todo por los productos industriales (+31,1 por ciento) y los servicios, con un 16,8 por ciento de crecimiento apoyado en los servicios de mercado (+22,1 por ciento).

También ha experimentado una evolución positiva interanual el sector de la construcción, que ha crecido un 10,7 por ciento.

Por el contrario, el sector primario de Castilla y León ha experimentado un retroceso con respecto al segundo trimestre de 2020, con un -4,2 por ciento algo que se debe, según el consejero, «no tanto a una mala producción en 2021 sino a que la cosecha del año pasado fue muy buena». Además, la Junta ha apuntado que mientras el sector agrícola descendió, el ganadero ha experimentado un aumento de la producción.

En cuanto a la demanda, el segundo trimestre de 2021 ha dejado una contribución positiva de la demanda interna al crecimiento del PIB, con una subida del 17,4 por ciento, impulsada por la inversión de capital fijo (+25,1 por ciento), especialmente en bienes de equipo (42,2 por ciento).

RECUPERACIÓN DE LA INVERSIÓN Y DE LA CONFIANZA

En este sentido, el consejero ha reflexionado que los datos muestran una «recuperación de la inversión y la confianza de las empresas», algo que «anima al optimismo».

El gasto en consumo final creció un 14 por ciento en este segundo trimestre, frente al -1,8 por ciento del primero de 2021.

Además, ha destacado que han crecido tanto las exportaciones (+21,9 por ciento) como las importaciones (+19,3 por ciento), con un saldo exterior que incrementa levemente, un 0,4 por ciento.

EMPLEO

En lo relativo al empleo, aumentan las horas trabajadas, aunque el consejero ha incidido en que también se debe en buena parte a la comparación con tres meses de 2020 que fueron casi completos de confinamiento en las que muchos trabajadores estaban afectados por ERTE.

Las previsiones son optimistas pero Fernández Carriedo ha matizado que no están exentas de riesgos, como la dificultad para acceder a determinadas materias primas o el riesgo de la inflación. Además, ha recordado que en las empresas se han producido cambios «de golpe» como consecuencia de la situación de pandemia, lo que ha tenido un impacto en el empleo.

Además, en el horizonte se plantea la llegada de los fondos europeos, con «una inyección importante» que «tiene que ayudar» a la recuperación económica, con la previsión de alcanzar los 5.000 millones de euros durante «todo el período».

En cualquier caso, ha matizado que el impacto positivo se debe notar «no solo en términos cuantitativos del PIB sino en términos cualitativos, que induzcan a una verdadera transformación de los sectores productivos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí