Protección Civil y Cruz Roja ofrecen agua a los afectados en las retenciones de la AP-1 motivadas por un accidente en Pancorbo (Burgos)
-Publicidad-

El accidente provocó largas retenciones en la vía y Protección Civil y Cruz Roja se movilizaron para dar avituallamiento a las personas que se encontraban retenidas

La colisión entre dos camiones en la AP-1 a la altura de Pancorbo en torno a las 8 de la mañana provocó largas retenciones de vehículos que obligaron a cientos de personas a esperar durante varias horas la reapertura de la vía. Protección Civil Miranda de Ebro y Cruz Roja se movilizaron durante la mañana para ofrecer avituallamiento a los pasajeros afectados, que a través de las redes sociales denunciaron la situación.

Las retenciones afectaron a varios kilómetros de carretera, dado que comenzaban en el lugar del accidente, el kilómetro 61 de la AP-1 en sentido Burgos y se prolongaban hasta Miranda de Ebro. Desde Cruz Roja señalan que recibieron la alerta de los voluntarios de la Asamblea de Miranda, debido a que las retenciones llegaban hasta la localidad. Protección Civil, por su parte, fue alertada de la situación por el 112 de Castilla y León en torno a las 14.30 horas.

Fue en ese momento cuando se movilizaron hasta la zona para atender a los ciudadanos y proporcionarles agua y ayuda, tras tantas horas de espera a altas temperaturas. Se desplazaron dos vehículos con siete voluntarios de Protección Civil, y proporcionaron 600 botellines de agua, dos cajas de zumos de tetrabrik y 30 latas de refresco. En el caso de Cruz Roja, acudió un Equipo de Respuesta Básica de Emergencia (Erbe) desde Miranda formada por tres vehículos (dos todoterrenos y una furgoneta) con agua y comida para las personas atrapadas; así como un Equipo de Respuesta Inmediata (Erie) con dos furgonetas, cada una con un palé de agua.

La jefa de la Agrupación de voluntarios de Protección Civil en Miranda de Ebro asegura que para las horas que llevaban allí esperando, la gente estaba “bastante tranquila” y fueron muy respetuosos con ellos. Sin embargo, afirma que, en función del tiempo que llevasen esperando había gente más nerviosa o preocupada que otra. Señala especialmente a la gente que iba con niños a bordo porque salían de vacaciones y llevaban más tiempo esperando.

En este sentido, indicó que se les complicó un poco el poder acceder a las zonas debido a que mucha gente se encontraba en el arcén y parte del reparto de las bebidas se tuvo que hacer a pie. El reparto de agua tuvo lugar hasta pasadas las 17 horas y poco después de reabrirse la AP-1. A través de las redes sociales, algunos de los usuarios de los vehículos retenidos criticaron que se tardase mucho tiempo en proporcionar avituallamiento.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí