La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León ha actualizado este viernes la ‘Guía de Actuaciones en las residencias y centros de día públicos y privados de personas mayores y personas con discapacidad de Castilla y León’ con la principal novedad de la flexibilización de las visitas a las habitaciones de residentes en estos centros, con un máximo de un acompañante.

Según ha informado la Junta de Castilla y León en un comunicado recogido por Europa Press, el documento recoge las nuevas pautas y recomendaciones que pretenden favorecer la paulatina vuelta a la normalidad en estas instalaciones, siempre desde el llamamiento a la prudencia y al cumplimiento de las medidas de prevención establecidas.

Esta decisión se ha adoptado una vez que la Comunidad se encuentra desde hace semanas en situación de riesgo controlado, conforme a lo dispuesto en el Acuerdo 100/2021, de 16 de septiembre de la Junta de Castilla y León, y cuando está prácticamente concluida la administración de la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 a la población residente.

La principal novedad del documento es la flexibilización de las visitas en las residencias. Los encuentros entre los residentes y sus familiares, que hasta ahora debían producirse al aire libre o fuera de las zonas de habitabilidad del resto de usuarios, podrán tener lugar en la habitación del residente, con la limitación del acceso de un único acompañante a la estancia.

No obstante, las visitas deberán concentrase con cita previa y serán de aplicación los protocolos preventivos vigentes hasta el momento, relativos al uso de mascarilla –preferentemente del tipo FFP2 o superior–, distancia de seguridad, lavado de manos y desinfección de mobiliario y ventilación constante.

También se deberán mantener el registro de entrada y salida de cada visitante.

Con esta medida, ha señalado la Consejería, se permite liberar también espacios y dependencias hasta ahora reservados a visitas y que, a partir de ahora, podrán volver a dedicarse a sus usos tradicionales, como por ejemplo, la realización de actividades.

SALIDAS Y ACTIVIDADES GRUPALES

Esta tendencia hacia la regularización de la vida en los centros se aplicará también a las salidas de los residentes y a la recuperación de actividades individuales y grupales. La guía precisa que las residencias deben tender “siempre que sea posible” a la normalización de actividades como la rehabilitación, la estimulación cognitiva, y aquellas prestadas habitualmente en la modalidad de servicios externos, como peluquería, podología o servicios religiosos.

Junto a esto, se simplifican los protocolos de actuación, que vinculan toda prueba y pauta de cuarentena o aislamiento a lo establecido en cada momento por la autoridad sanitaria.

En el caso de los centros de día y estancias diurnas, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades levanta desde hoy todas las restricciones, si bien será obligatorio el uso de la mascarilla y el mantenimiento de la distancia de seguridad.

Las normas contempladas en la guía persiguen “conjugar el debido equilibrio entre el respeto a los derechos de usuarios y trabajadores de los centros” y procuran “facilitar el acceso y la normalización de la atención” con la protección de la salud de los usuarios, “marcando líneas de actuación que aseguren el adecuado control de la pandemia en todo momento”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí