antigua central eléctrica calahorra
-Publicidad-

Con un recorrido por las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid, la Estrategia 2021-2024 pretende conjugar una visión social, económica, cultural y ambiental

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), a través de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), invertirá más de 16 millones de euros en la Estrategia del Canal de Castilla 2021-2024 con el objetivo de impulsar la conservación y el aprovechamiento de esta infraestructura que discurre por las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid con una visión integradora que aúne tanto los aspectos socioeconómicos, medioambientales y culturales.

Este horizonte de acciones se configura por cuatro objetivos esenciales con el fin de restaurar parte de las infraestructuras del canal (hidráulicas y edificaciones vinculadas) para mejorar la conservación de su rico patrimonio material; su promoción como foco de atracción turística; la optimización de la gestión en el uso del agua; y la actualización de la normativa existente.

Dicha estrategia ya ha comenzado, de la mano de la actuación acometida en la Dársena de Valladolid con su dragado e intervención en el vaso, y se espera intervenir en las márgenes de la misma para que el espacio se pueda abrir a la ciudadanía y no se viva de espaldas al Canal, apuntó la presidenta de la CHD, Cristina Danés, durante su presentación en la localidad palentina de Frómista.

Destacó que el Canal de Castilla es un “elemento hidráulico singular de alto valor natural, que conexiona pueblos y paisajes e integra su gestión en su entorno, fomentando un turismo sostenible de naturaleza, cultural y de ocio”.

Subrayó la seña de identidad de esta infraestructura, más si cabe en la esclusa cuádruple ubicada en Frómista, además de que sus aguas riegan más de 21.000 hectáreas y abastecen a 400.000 habitantes de las provincias de Valladolid y Palencia. Además, aseguró que es necesario actualizar toda la normativa que afecta al Canal de Castilla, en concordancia con la situación actual de este elemento y su entorno.

Por ello, todos estos objetivos se desarrollarán a través de una serie de actuaciones cohesionadas y coordinadas, así como con la colaboración institucional público y privada como mecanismos de gobernanza participativa, recordó.

Puesta en valor

La Estrategia consolida un corredor verde alrededor del Canal con la finalidad de vertebrar una extensa área de la meseta castellana que alberga numerosos y variados hábitats.

Con respecto a las infraestructuras del canal, dársenas, acueductos, presas, retenciones y esclusas, se revisará su estado de conservación, así como la de los edificios asociados al servicio público, más de 150, entre ellos: antiguos molinos, batanes, fábricas de harina, centrales eléctricas o las casas de los escluseros.

Para la promoción del canal, la Estrategia recoge su importancia como recurso turístico de primer orden, de gran riqueza patrimonial y conectividad con otras vías de interés.

En 1991, el Canal de Castilla se declaró como Bien de Interés Cultural (BIC) y con ello se puso en marcha el Plan Regional de Ámbito Territorial. Con el paso de los años, esta normativa necesita una actualización acorde con los nuevos tiempos.

Oportunidad económica

El proyecto busca conjugar el valor patrimonial e histórico del Canal con su potencial medioambiental y como medio de aprovechamiento sostenible de los recursos hídricos. “La Estrategia, con su espíritu vertebrador, quiere ser un ejemplo de cómo los aspectos socioeconómicos, ambientales, territoriales y culturales pueden y deben ir de la mano”, afirmó el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán.

Señaló que atesora valores ambientales y recoge otros patrimoniales, que conformar un conjuntos de oportunidades para lograr el crecimiento económico de las diversas comarcas y localidades por donde discurre esta obra hidráulica.

“Es posible una gestión equilibrada para poner al servicio del territorio iniciativas de desarrollo ante el vaciamiento de la España rural”, quien trasladó que esta estrategia del Miteco es una oportunidad que no se puede dejar pasar.

El Canal de Castilla es una de las obras de ingeniería hidráulica más destacada de los siglos XVIII y XIX. Sus obras comenzaron en 1753 y finalizaron en 1849, el cual se divide en tres ramales.

El del norte, desde Alar del Rey hasta Calahorra de Ribas; el de Campos, desde Calahorra de Ribas hasta Medina de Rioseco y el del sur, desde El Serrón hasta Valladolid. Atraviesa un total de 38 términos municipales, muchos de ellos de menos de 1.000 habitantes y cuyo sector económico principal sigue siendo la agricultura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí