Y tuvo que venir Revilla a recordarnos que, 10 años después, todo sigue PEOR

Sin entrar en lo controvertido de la persona, hemos de reconocer la capacidad de convocatoria, de lucha, de razonamiento y de pasión de un personaje como el Presidente Revilla, que hablando claro, directo y de un modo llano y honesto es tan querido fuera de su región cántabra, tal y como volvimos a ver este sábado pasado en Monzón de Campos, repetición de la jugada de aquel septiembre de 2010.

Como palentino y castellanoleonés, de nuevo me sentí entre envidioso y admirado de ver como un grupo grande de cántabros venían a defender, en este caso celebrando, una reivindicación, mientras otro sentimiento de vergüenza se apoderaba de mí al ver cómo, pasados otros 10 años aquí todo sigue igual, es decir PEOR, pues todo lo que no mejora empeora.

Es increíble que tenga que venir un presidente de otra comunidad a recordarnos el estado del CASTILLO DE MONZON muerto allí en lo alto, esperando a que los palentinos, hagamos algo por él de una vez por todas. Increíble que tenga que venir un político foráneo a explicarnos que hay que movilizarse, que hay que llamar a las puertas sin descanso, que hay que ilusionar a la gente desde arriba, que hay que trabajar sin descanso para conseguir los objetivos marcados. Pero claro para eso, para ello hay que tener objetivos, y un proyecto de provincia, de región así como personas generosas y de valía que los lleven a cabo.

Lamentablemente aquí día a día corroboramos que o bien carecemos de ellos o bien muy poco les cunde, pues no veo ni proyecto ni mandatarios que nos ilusionen en un futuro más halagüeño. Eso es lo que volví a sentir el pasado sábado en Monzón, de nuevo.

Y siento mucho decir que, o los palentinos y castellanoleoneses nos paramos a reflexionar, sobre todo las personas mayores que han visto marchitarse la provincia y la región, (los jóvenes la han conocido ya marchita y pensarán que es nuestro estado normal) o poco tenemos que hacer. O damos la vuelta al calcetín y cambian los que siempre han dirigido el barco hacia esta deriva de desilusión o definitivamente estamos acabados, y dentro de otros 10 años alguien vendrá a recordárnoslo. Pero entonces ya será demasiado tarde.

Ahora aún hay tiempo. ¡Piénsalo!

Juan Jesús Nevares Heredia
Alcalde de Husillos y Diputado Provincial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí