Los palentinos se impusieron al Castellón en un partido muy igualado hasta el descanso y que solo se rompió en el tercer cuarto

O. Herrero

La pizza y las hamburguesas que algunos de los jugadores del Zunder Palencia se cenan tras cada partido, ayer les supieron mejor. Porque se las comieron siendo de nuevo líderes- Podían meterse al cinto la cena y mirar, aunque sea de forma temporal, al resto desde lo alto de la clasificación sin nadie al lado. Algo que podrán volver hacer esta noche, puesto que ninguno del resto de partidos de la jornada se jugará hasta mañana al mediodía.

Porque anoche el Palencia Baloncesto le ganó al Tau Castellón. Nn fue un partido brillante, y mucho menos emocionante. Pero no siempre se puede ganar como contra a Andorra. Y los puntos valen igual. Al final, 77-63, aunque la diferencia en el marcador llegó a ser de 20 puntos. Castellón, asentado en la mitad de la tabla, no llegó a ponerse en ningún momento por delante en el marcador.

Y no por ello fue una victoria fácil. Y mucho menos hasta el descanso cuando el marcador llegó casi empatado: 33-32 a favor de los locales que habían visto como su base titular Wintering tuvo que retirarse al vestuario y durante buena parte de esa primera mitad estuvo haciendo ejercicios junto al preparador físico.

Del primer cuarto destacó la actividad e intensidad del pivot palentino Chema González. En tres minutos de juego anotó seis puntos, dos de ellos de tiro libre, su talón de aquiles. De hecho, acabó el cuarto como el máximo anotador. Pero esa intensidad también se trasladó a las faltas personales. En esos tres minutos le pitaron dos que le condenaron al banquillo. Recibió otra. El cuarto fue para los palentinos por apenas tres puntos: 17-14. No anotaban mucho, pero gracias a la intensidad defensiva, los mediterráneos tampoco lograban encestar.

Parecido fue el segundo cuarto, que aunque sin alternativas en el marcador sí dejó ver un Palencia algo menos centrado, sin la dirección de Wintering o sin la presión defensiva de Chumi cuando ambos estaban en el banquillo descansando. Pese a todo, lo mejor el resultado. Uno arriba para llegar al descanso. 33-32. Un resultado bajo en anotación.

Segunda parte

Fue el tercer cuarto el que rompió el partido. Pero no de una forma traumática, sino poco a poco. Sin estridencias, sin alardes, sin jugadas que enardecen a la afición. Miguita a miguita, un robo por aquí con anotación, buenas defensas que impiden marcar a los visitantes, una falta con dos más uno, en la que el +1 no entra pero se coge el rebote y Schmidt enchufa un triple desde la esquina…

De esta forma Zunder Palencia dobló en anotación al Tau Castelló al final de ese tercer cuarto y llegó a endosarle un parcial de 12-3. Al final del mismo, 57-42.

El cuarto periodo.

Tras amasar la ventaja más que suficiente, y que llegó a ser de 20 puntos, los palentinos se echaron en cierto modo a descansar. Esto llevó a los castellonenses a casi volver a meterse en el partido dejando la ventaja en apenas 10 puntos, al principio del último cuarto, lo que hizo que Pedro Rivero llamara a consultas a los suyos. Esto hizo que la recuperación de los visitantes fuera un espejismo. Tanto que Rivero finalmente sacó a la cancha tanto a Merlo como a Mendi, que jugaron algo más de un minuto, con el cuatro llevando la responsabilidad, con descaro, de subir el balón y que se atrevió incluso con un tiro desde la línea de triple.

El canto del cisne de los visitantes fue el postrero triple de Stutz (máximo anotador del encuentro) en contestación al triple marcado instantes antes por Schmidt, que se quejó de un cabezazo del visitante Alvarado, que fue despedido por la afición con pitos por su actuación.

Entre los palentinos el MVP volvió a ser Chumi Ortega, a pesar de que en esta ocasión se le encogió el brazo en labores ofensivas solo un tiro de campo, cuatro de cinco en tiros libres, y sin intentos desde los 6,75. Eso sí, ocho rebotes. Sin embargo, en esta faceta destacó el jugador que más minutos está jugando en el equipo, Tunner, con 10 rebotes. Destacable en esta faceta también González, que ayer cazó cinco, cuatro de ellos ofensivos.

En cuanto a los máximos anotadores locales, Manu Rodríguez, que pese a jugar apenas 16 minutos, anotó 13 puntos, los mismos que Schmidt, con 20 minutos, seguidos por Rozitis (12) y González (10).

Como curiosidad, ayer en las gradas del Pabellón estuvieron dos exjugadores de ambos equipos. Por un lado Romá Bas, al que no es complicado verle otros partidos dado que está afincado en Palencia, y a Calvin Hermanson, que acudió desde Burgos para ver el partido entre sus dos ex equipos.

-Publicidad-

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí