Equipo de un Soporte Vital Avanzado de Enfermería (dos técnicos y un enfermero) durante su periodo de pilotaje en 2021 en Valladolid. / Leticia Pérez (ICAL)
-Publicidad-

El Colegio de Enfermería de Palencia defiende la implantación de este servicio “de calidad” en la respuesta sanitaria y reclama un período de confianza para demostrar su validez

La Plataforma Pro Hospital de la comarca guardense alaba la mejora en la asistencia sanitaria de Emergencia, pero afirma que no dejará de pelear por la UVI prometida hace 20 años

El modelo de asistencia sanitaria de emergencias que la Junta de Castilla y León pretende implementar durante lo que parece un periodo de prueba de 6 meses en la comarca de Guardo y en otras de Salamanca, Segovia y Zamora, por medio de Soportes Vitales Avanzados de Enfermería (SVAE), permitiría ahorrarse a las arcas regionales al menos 180.000 euros al año por cada ambulancia en relación con una UVI Móvil, en concepto de salarios, al prescindir de médicos a bordo.

En el catálogo de Recursos Sanitarios de Emergencias de Castilla y León, de la Consejería de Sanidad, solo se muestran, hasta la fecha, la existencia de dos tipos de recursos de traslados de emergencia: el Soporte Vital Básico (SVB) y la Unidad Medicalizada de Emergencias (UME), conocidas popularmente como UVI móvil. Entre su dotación, la Consejería de Sanidad establece, para las primeras, dos técnicos en Transporte Sanitario, si bien reconoce que pueden medicalizarse “si fuese preciso, mediante la incorporación de médico y enfermera del Equipo de Atención Primaria” del centro de Salud correspondiente o más cercano.

En cuanto a las UME o UVI Móvil, señala la Consejería que están dotadas de un médico de Emergencias, un enfermero de Emergencias y técnicos de Transporte Sanitario. Es decir, hasta ahora, hablar en Castilla y León de una UVI móvil era hablar de una ambulancia con esas tres figuras. De hecho, hasta ahora, en la región no se había planteado, salvo en proyectos de pilotaje, otro modelo que no fueran esos dos: o Soporte Vital Básico o UME.

Un tercer modelo, desde ahora

Sin embargo, el tercer modelo de asistencia sanitaria de emergencias que va poner ahora en marcha el Junta en Guardo apea al médico del vehículo. Un modelo del que ya se hizo un periodo de pilotaje en Castilla y León a lo largo del pasado año y que ahora parece que se quiere testar en otros entornos concretos durante, al menos, los seis meses que dura este contrato.

Con los Soportes Vitales Avanzados de Enfermería (SVAE) al frente del equipo embarcado se pone al enfermero o enfermera de Emergencias, dándole autonomía de actuación. Eso sí, se explica que con supervisión médica telemática en caso necesario. Es decir, un médico desde un Servicio Coordinador de Urgencias daría las instrucciones al enfermero en caso de que la actuación en curso requiera de la participación de un médico.

En algunas comunidades, se establece “una comunicación telefónica/tetra directa con el médico del SCU asociado a grabación por motivos de seguridad, junto con órdenes de dispensación telemática”, explica el enfermero José Luis Pérez Olmo en su trabajo Resultados en Salud: dos años efectivos del soporte vital avanzado de enfermería. Comunicación que contempla también la trasmisión de las constantes del paciente.

Esa diferencia, pasar de tener un médico las 24 horas disponible para montar en una ambulancia concreta para solventar las incidencias en una zona determinada, a que esté al otro lado del teléfono o el ordenador y poder atender telemáticamente a varias intervenciones en diferentes partes de la Comunidad, es el principal ahorro de este modelo.

Así se permite incrementar los servicios de atención de urgencias, mejorándola en determinados territorios con respecto a lo que tenían hasta ahora a un precio más reducido que con una UVI Móvil como se entendía hasta ahora en Castilla y León -con médico incluido-, pero manteniendo la figura del enfermero a bordo.

El ahorro de los sueldos de los médicos embarcados.

Ahorro que se cifra en 180.000 euros al año por ambulancia, que sería el sueldo bruto (sin complementos o suplementos especiales) de los cuatro médicos de emergencias necesarios para cubrir las 24 horas de servicio todos los días del año. De hecho, en la licitación del contrato de la ambulancia de Soporte Vital Avanzado de Enfermería para Guardo, se establece que el equipo de técnicos en Transporte Sanitario asociado a esa SVAE tiene que estar compuesto por ocho personas, dos por cada no de los cuatro turnos.

Que sea un modelo de atención avanzado de coste reducido (al prescindir de la presencia embarcada de los médicos) poco tiene que ver con la dotación de la ambulancia y nada con el trabajo de los profesionales de enfermería que desarrollan en ella su labor.

Como indica la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, en los SVAE “la responsabilidad asistencial recae en enfermeras altamente cualificadas y expertas siempre trabajando en el marco de sus competencias legales, sin invadir competencias de otros colectivos y siempre en el marco del equipo multidisciplinar”.

Experiencia en otras comunidades

Tampoco atenta este modelo contra la normativa estatal, regulada en el RD 836/2012 del 25 de mayo. Esta da pie a que las ambulancias de Soporte Vital Avanzado (otro término para catalogar a las popularmente conocidas como UVI Móvil o ambulancia asistencial de tipo C) puedan tener una dotación de “al menos, un conductor que esté en posesión del título de formación profesional de técnico en emergencias sanitarias, con un enfermero que ostente el título universitario de Diplomado en Enfermería o título de Grado que habilite para el ejercicio de la profesión regulada de enfermería”.

Eso sí, también establece que “cuando la asistencia a prestar lo requiera deberá contar con un médico que esté en posesión del título universitario de Licenciado en Medicina o título de Grado que habilite para el ejercicio de la profesión regulada de médico”.

Por tanto, abre la puerta a este nuevo modelo que va a implementar durante seis meses la Junta en cinco zonas de Castilla y León, entre ellas Guardo, pero con la intención, como señala la revista especializa ‘Servicios de Emergencia’ de “cerrar el año con 17 de estos dispositivos de emergencias en funcionamiento”

Lo hará al ejemplo de lo que se lleva haciendo en comunidades como Cataluña desde hace varias décadas. En algunas comunidades se las consideró en los inicios como Soportes Vitales Intermedios (Cataluña y Madrid), por colocarse a mitad de camino entre los Soportes Vitales Básicos y los Avanzados, con médicos y enfermeros.

De hecho, como afirma el Grupo de Trabajo de Soporte Vital Avanzado Enfermero de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias a través de un tuit, “Cataluña, Madrid, Valencia, Baleares, Galicia, Euskadi, Castilla la Mancha, Canarias, entre otras CCAA tienen ya implementado este modelo desde hace muchos años, con grandes resultados en cuanto a la calidad asistencial brindada y grado de satisfacción del usuario”.

“Un tiempo de confianza”

En este sentido, la presidenta del Colegio de Enfermería de Palencia, Dra. Carmen Bárcena, pidió que “se le dé al servicio un tiempo para que la población usuaria lo valore, porque se trata de un recurso que, como se ha visto en las Comunidades en las que se ha instaurado, es de calidad”.

“Si se utiliza bien, va a ser un recurso muy útil en una zona necesitada. Es más, el Colegio profesional de Enfermería estará muy atento para valorar la aplicación de dicho recurso, pues sabemos de nuestro buen hacer y de la gran preparación que tienen nuestros profesionales enfermeros y enfermeras y no admitiríamos que no se diera el servicio para el que se ha creado”.

En todo caso, y tras años por detrás de otras comunidades, Bárcena opina que “ya era hora” que Castilla y León pusiera en marcha este nuevo recurso que operara desde la comarca de Guardo, el modelo de los SVAE, al que califica de “positivo y de calidad” tal y como está configurado en la actualidad, “siendo un Soporte Vital Avanzado que presta cuidados avanzados de Urgencias y Emergencias con todas las garantías en el marco de las competencias de Enfermería”.

Sobre la dotación del vehículo con respecto a la UME hasta donde este Colegio palentino está informado, “son similares excepto que el modelo de respirador mecánico tiene prestaciones inferiores que la UME y tampoco lleva Ecógrafo portátil en la actualidad, pero insisto que es un nuevo recurso que refuerza los servicios de Urgencias y Emergencias a la población y que es muy necesario”.

En cuanto al trabajo a bordo y la utilización de las SVA-E, Bárcena señala que se encuentra totalmente “protocolizado” para garantizar la prestación del servicio sanitario de calidad y que si “en Urgencias las enfermeras hacen el triaje, obviamente también están capacitados para la valoración en las actuaciones de emergencia”.

ahorro SVAE Guardo
En estas unidades es el enfermero, en la imagen José María Cepeda, quien asume la responsabilidad./ Leticia Pérez (ICAL)

Una UVI Móvil medicalizada prometida desde hace 20 años

Pero todo esto, aun reconociendo que es una mejora en comparación con lo que existe, el SVAE no convence a quienes desde hace 20 años han recibido la promesa de que iban a tener una UVI Móvil en el sentido tradicional (con médico incluido), como es el caso de la Plataforma ProHospital de Guardo.

Porque fue “en otoño de 2002”, con Carlos Fernández Carriedo como consejero de Sanidad, cuando “nos prometieron por primera vez la UVI móvil para Guardo”, explica Belén Collantes, presidenta de la Plataforma. “Tuvimos reuniones en Valladolid para tratar el tema”, recuerda y dice sentirse, como los miembros de la plataforma, “engañados”. “Nos van a poner esto para que nos callemos la boca. Para aparentar que hacen algo. Pero aún siendo una mejora a la que damos la bienvenida, no es lo que nos prometieron”, se queja.

Porque ya en 2018, el consejero de Sanidad, Antonio María Saez en una reunión con el delegado de la Junta, Luis Domingo González y el alcalde de Guardo, Juan Jesús Blanco, se comprometió a basar en Guardo una UVI Móvil medicalizada para la atención de las emergencias. La condición era encontrar la infraestructura más adecuada para la instalación de la base de emergencias (ya se hizo), tener el presupuesto, que Saez valoró por encima del millón de euros al año y encontrar a médicos disponibles, quizá el escollo más importante al advertir el consejero que por entonces no existían profesionales disponibles.

Escollo, que ahora queda también resuelto al suprimirse la necesidad de cuatro médicos disponibles in situ para este recurso de asistencia.

Desconfianza

Desde la Plataforma Pro Hospital de Guardo, se advierte de que las comunicaciones en la zona en la que va a desarrollar la asistencia este Soporte Vital Avanzado de Enfermería no son las mejores. “Sí, van a tener comunicación con el médico consultor, pero imagínate que tienen que ir a Alba de los Cardaños, donde hay zonas en las que no hay cobertura. Muy mal lo va a pasar el enfermero que tenga que esperar a recibir las indicaciones del médico”.

La presidenta del Colegio de Enfermería de Palencia, Carmen Bárcena, afirma que entiende las dudas que este modelo pueda crear porque “como todo lo nuevo genera incógnitas” e insiste en “ver cómo funciona” concretamente en el entorno de Guardo.

Más allá de las promesas políticas durante los últimos 20 años, y el entendible malestar de la ciudadanía con la no cumplidas, la presidenta de los enfermeros de Palencia, Carmen Bárcena, aplaude la implicación de la población en la Sanidad Pública y quiere dar un voto de confianza con este nuevo recurso que implantara la Junta “para que junto a los ya existentes pueda mejorar la calidad asistencial de una población que tiene un difícil acceso a la misma. Hay que recortar las isócronas (tiempo de respuesta) en los recursos de asistencia a Emergencias”.

Aun así, recuerda que “habrá que evaluar su funcionamiento en la zona. Si se hace correctamente, será muy positivo”, indica, al tiempo que insiste en que los poderes públicos deben gestionar los fondos públicos de una forma eficiente.

Además, añade que este recurso, al estar dotado de enfermería, en contacto con médicos, puede permitir “evitar traslados innecesarios de pacientes”. Ahora, ante una emergencia un SVB lleva a los pacientes hasta su centro de referencia. Con el SVAE se podrán hacer intervenciones por parte de los enfermeros in situ, sin tener que trasladar a los pacientes si no es realmente necesario, porque cuentan con la formación y además el equipamiento de la ambulancia de Soporte Vital Avanzado y medico consultor para dichas actuaciones.

Seguir reclamando la UVI.

Pese a todo, desde la Plataforma Prohospital de Guardo, a la espera del resultado que dé el SVAE, seguirán “reclamando lo que se nos prometió, una UVI móvil con médicos. Nos la iban a poner en 2018, luego nos la prometieron solo durante 12 horas al día y luego nada y ahora nos salen con la UVI móvil sin Médicos. Si tan buena es, que la dejen en Palencia capital y nos suban una UVI móvil de la capital. Esta que nos quieren poner no es que sea una UVI low cost, es que no la consideramos ni siquiera UVI”.

Para la Sociedad Española de Medicina Urgencias y Emergencias (Semes), y más concretamente para su grupo de Trabajo de Soporte Vital Avanzado Enfermero, el calificativo de ‘low cost’ es, según publicó en sus redes sociales, “totalmente peyorativo y usado habitualmente para desprestigiar este tipo de unidades”, al respecto del artículo publicado por Palencia en la Red titulado Ambuibérica gestionará la prueba de la UVI móvil ‘low cost’ de Guardo.

Término usado por este medio sin afán difamatorio y solo para mostrar el ahorro de la Junta (180.000 euros al año) a la hora de implementar un recurso prometido durante años, y, en ningún caso calificando el servicio que se prestará como se ha podido entender.

De igual forma, este grupo de Trabajo de Semes indica que “los SVAE son recursos sanitarios para la atención a las urgencias y emergencias complementarios y nunca sustitutivos de las UME, UVIs móviles, SVA o como se denominen en cada territorio”.

En Palencia hay cuatro UVI móviles/Unidades Medicalizadas de Emergencia y ninguna se sitúa en la zona de Guardo. La más cercana es la de Cervera de Pisuerga que da servicio a toda la Montaña Palentina y a casi la mitad norte de la provincia. Las otras tres están en la capital (una de ellas solo 12 horas). El SVAE de Guardo permitirá reducir el tiempo de llegada de un recurso avanzado a determinadas zonas de la provincia, aún sin contar con un médico a bordo.

El alcalde de Guardo y ex procurador popular por Palencia, Juan Jesús Blanco, manifestó hace unos días a Diario Palentino cierta decepción por este modelo porque, aunque reconoce que es una mejora con respecto a lo que hay en la actualidad, solo el SVB, no llega a ser lo que pedíamos”.

Ahora queda esperar a ver cómo funciona este modelo durante seis meses (es el plazo del contrato con Ambuibérica para la dotación de la ambulancia y los conductores/técnicos en transporte sanitario) para saber si esta asistencia de emergencias da los resultados esperados por Junta y Enfermería o si los ciudadanos seguirán teniendo argumentos para reclamar, como han hecho desde hace 20 años, una UVI de las tradicionales en Castilla y León, con médico a bordo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí