Palencia Rugby. Entrevista a Andrés Frechilla, miembro fundador del equipo

Eres uno de los miembros fundadores del Palencia Rugby Club. ¿Cómo fueron los inicios de este proyecto que a día de hoy cuenta con un gran número de aficionados?

Inicialmente el rugby en Palencia se inició como tal en la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias, Antigua EUPA, a finales de los 80. Allí se reunieron estudiantes que habían practicado este deporte en sus lugares de origen y decidieron probar suerte formando un equipo con la gente de la escuela, de allí surgió el equipo universitario que disputó un par de años el Trofeo Rector.

Dentro de la escuela se celebraban también partidos de agrícolas contra fortestales. Posteriormente el rugby salió del ámbito universitario a la ciudad de manos de Alfredo Gutiérrez que comenzó a practicarlo con gente ajena a la escuela, fueron unos años en los que apenas se jugaron partidos y se entrenó como buenamente se pudo en los parques municipales, Sotillo, Huertas del Obispo, antigua Salle, casi nadie había jugado antes pero se suplía con unas ganas enormes de aprender.

¿Cuáles han sido los años claves del club?

Podrían resumirse: en 1993 se decidió crear un club, redactar unos estatutos y registrarlo. Se comenzó a jugar una liga autonómica regular.

En 1997 empezó a entrenarnos Fernando Lavín, ilustre entrenador vallisoletano muy vinculado al Salvador, con el que había conseguido grandes logros a nivel nacional. Con él se dio una vuelta de tuerca en el juego y los resultados llegaron consiguiéndose el ascenso a primera nacional, por aquella época una categoría previa a división de honor. El equipo se mantuvo dos años con sus luces y sombras volviendo a descender a categoría regional.

En la primera década de los 2000 el equipo siguió manteniéndose en categoría regional, afianzándose en la liga y sobre todo en la ciudad y provincia de Palencia. En el año 2009 se incorporó al equipo gente de Valladolid con experiencia en división de honor y esto supuso otro revulsivo más para el equipo, lográndose ganar la fase de ascenso a primera nacional desarrollando un buen juego, se renunció a subir de categoría por cuestiones económicas.

En el año 2011 la incorporación de Miguel Velasco, Miguelón, como entrenador, supuso ya el despegue definitivo deportivamente. Cambió el modo de juego modernizándolo, y sobre todo sentando las bases de cómo se tiene que platear el rugby moderno. A partir del siguiente año comenzó a incorporarse a las labores técnicas, Javier Garrido, Garri, actual entrenador y director deportivo que tan buen trabajo ha hecho para el club.

En la década de los 2010 se ha consolidado al club dentro del panorama nacional y lo más importante se ha creado una cantera grande que está nutriendo al equipo de buenos jugadores, y se han cubierto todas las categorías, equipo femenino, y veteranos.

¿Cuáles eran las metas que por aquel entonces os marcábais?

Por aquel entonces no teníamos claras la metas, sólo queríamos jugar, divertirnos y sobre todo aprender.

Las primeras temporadas se caracterizaban por derrotas abultadas y problemas de organización, todo era bastante precario, se entrenaba en los parques, Sotillo, y Huertas del Obispo, con algún que otro problema por el uso del césped como campo de entrenamiento. El material, los desplazamientos y cualquier incidencia que pudiese aparecer se financiaba directamente por los jugadores.

Tiempos difíciles pero que forjaron la personalidad del club. Se trataba de un grupo de gente de muy diferentes ámbitos unidos por la misma pasión y poco a poco se fue mejorando en lo deportivo y en lo organizativo.

Me imagino que esas metas o expectativas se han visto cumplidas con creces dado el éxito que está teniendo este deporte en Palencia…

La progresión del rugby a nivel mundial está siendo imparable, a lo que el Palencia no está siendo ajeno.

El bagaje del club a lo largo de estos años está teniendo sus frutos, el Palencia Rugby Club ya no es un desconocido en el ámbito deportivo de la ciudad y el deporte base empieza a consolidarse como una alternativa a los deportes mayoritarios de equipo.

En el aspecto social el club cada vez busca estar más presente en la vida de los palentinos, celebrando actos públicos para acercar el deporte y sus valores a aquellos que no lo conozcan.

En las categorías inferiores nuestros equipos ya no tienen nada que envidiar al resto de los equipos de la comunidad obteniendo buenos resultados en los campeonatos que se organizan.

En las categorías superiores Palencia tiene entidad, no es un desconocido, y a pesar de los altibajos que pueda haber de jugadores y el presupuesto limitado que tiene, es un equipo respetado y con un juego muy vistoso.

¿Y cómo ha sido tu paso por el club? Porque además de ser jugador también has formado parte del equipo directivo…

Estuve unos años de Tesorero y el resto ayudando en lo que se necesitaba, arrancamos con la escuela a finales de los noventa y he llevado junto con otros compañeros los entrenamientos del equipo senior en las épocas que hemos carecido de entrenador. Que Palencia esté aquí es un logro de todos los que han trabajado y trabajan por el club.

Sin el trabajo voluntario de todos esto no hubiese sido posible, creo que es importante recordar al menos a los presidentes que ha tenido el club: Vita, Paco, Yannick, Jorge, Víctor y Roberto, sin ellos esto no hubiese funcionado.

Es innumerable la cantidad de jugadores, entrenadores y amigos que han pasado más o menos tiempo por el club, cada uno de ellos ha aportado su grano de arena y gracias a todos ellos el rugby sigue vivo en Palencia, en contraprestación se llevan el haber estado en contacto con el deporte y los valores que representa.

Y como fruto del trabajo realizado a lo largo de estos años, el Palencia Rugby Club ha sido premiado como Mejor Entidad Deportiva en la Gala de los Premios del Deporte convocados por la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Palencia. ¿Qué supone un galardón de este tipo para un proyecto que ha ido creciendo paso a paso?

Para mí personalmente es un orgullo que se reconozca al club después de todos estos años, creo que es un premio para todos los que han trabajado y apoyado al club, desde los jugadores, entrenadores, directivos, patrocinadores, simpatizantes, cada uno de ellos ha aportado lo mejor.

Para el club es un premio a la labor que se está haciendo, sobre todo últimamente que el club está formando una base estable y prometedora, y un acicate para seguir en esta línea y seguir creciendo.

¿Cómo te gustaría ver al Palencia Rugby Club dentro de 20 años?

Espero no tener que esperar tanto, 20 años, para que el Palencia Rugby Club quede ya inserto en el ADN de la ciudad y provincia.

Me gustaría poder ver ya construidas las instalaciones deportivas que llevamos reclamando más de 30 años, y que tantas veces se nos han prometido. Esto es clave para fijar definitivamente el deporte oval en la ciudad de Palencia.

Me gustaría ver también el club convertido en una entidad deportiva y cultural en torno a los valores principales del rugby, integridad, pasión, solidaridad, disciplina y respeto, en la ciudad y provincia, no ceñirse a lo meramente deportivo, trasladar estos valores a la vida pública de muchas otras maneras.

A nivel nacional el club es reconocido y respetado, y me gustaría que esto se trasladase aún más en otros ámbitos de la vida palentina, me gustaría ver al club consolidado en una categoría nacional y tener jugadores canteranos de nivel.

Mi sueño, como decía un antiguo jugador, entrenador, y amigo, sería el poder disfrutar en las gradas viendo un partido a nuestros hijos tomando un café y unas galletas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí