Recreación de la que será la fachada de la estación de autobuses de Palencia
-Publicidad-

La rehabilitación de la estación establece que la empresa que la ejecute deberá plantar 19 hectáreas para compensar las 3.780,29 toneladas de CO2 de la obra

La rehabilitación de la estación de autobuses de Palencia no será una obra al uso, en la que la empresa que la gestione (la mejor preparada es Collosa) tira paredes, levanta muro, cambia luces… sin tener en cuenta la huella de carbono que provocan sus actuaciones. No. Porque la Junta de Castilla y León se ha propuesto y por ello la actuación contará con los fondos Next Generation, que toda esa obra cuente con una emisión de CO2 igual a cero. Lo que se ha llamado la neutralidad en carbono.

Obviamente toda actividad humana genera CO2, por lo que en el contrato que debe cumplir la empresa se incluyen algunas condiciones especiales. Entre ellas, que la empresa “deberá garantizar el uso de materiales de construcción reciclados procedentes de entidades gestoras de residuos de construcción y demolición debidamente autorizadas”. Esto ayudará a rebajar y a minorar el calculo de las emisiones de CO2.

Pero la condición más llamativa, aunque ya se ha llevado a cabo en otras obras similares, como la remodelación de la Estación de Autobuses de Salamanca es que el contratista no sólo debe cuidar de cómo hace la obra, que sea medioambientalmente sostenible, sino que como va a generar si o sí CO2, debe compensarlo.

15 años

Y esa forma de compensarlo es generar un bosque.  Uno de casi 19 hectáreas. Crearlo y gestionarlo durante 15 años, que es el cálculo que ha hecho la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl) que esos arboles se ‘comerán’ el CO2 generado por la obra, y que se estima en 3.780,29 toneladas, para que esta quede a pre. Ni un gramo de CO2 emitido sin su compensación.

En todo caso, no será la empresa constructora la que ponga un jardinero o un horticultor para que cuide esos árboles, sino que esas condiciones especiales del contrato indican que la constructora “deberá de realizar un convenio con Somacyl, a través del cual participará como inversor en una plantación productiva de chopos en una superficie de 18.68 Ha”. Esto supone una inversión de 51.112,45 €.

A cambio, la empresa compensa la huella de carbono generada con la obra, pero también es una inversión porque según el convenio “se permitirá obtener al contratista el 25% del valor de enajenación de esta madera al final del turno, que se estima en 15 años”.

La obra de remodelación de la estación de autobuses tiene un plazo de ejecución de 18 meses y, en todo caso, debe estar finalizada el 30 de septiembre de 2024. Aún no se ha adjudicado, pero la mesa de contratación ya ha ordenado las ofertas y la primera de la lista, con amplia diferencia en la puntuación es la UTE Collosa-Lineas Cables, que ofertó un precio, con IVA de 3.105.705,28 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí